herald-sun

He mantenido mi silencio tratando de digerir un poco las noticias de los últimos días con el tema de #JeSuisCharlie que se ha convertido en un tema viral en redes sociales, y ha hecho que gobernantes de todo el mundo se pronuncien en contra del Islam como eje fundamental del ‘mal y el terrorismo’, y es que es complicado cuando la información te llega como una avalancha en la que salen cientos de miles de franceses a marchar a un solo coro ‘Todos somos Charlie’, mientras los crímenes de odio se van haciendo cada vez mas frecuentes de lado y lado.  Y es que es muy fácil señalar a un grupo de extremistas religiosos de cometer una masacre de esta magnitud en pleno país que fue la cuna de los Derechos Humanos, especialmente la ahora muy sobrevaluada ‘Libertad de Expresión’ que ahora defienden todos aquellos que lloran las masacres ocurridas en los primeros días del mes de enero en París.

[…]

Esta persona es tal vez una de las mentes más brillantes que ha dado nuestra patria, el señor Carlos Gaviria, quien en esta columna nos ofrece una deliciosa posición respecto a lo innocuo de la enseñanza de la religión en las instituciones educativas.  Debo reconocer que no he sido muy amigo del mundo religioso, aunque soy gran amigo del que en su época fué el capellán del colegio en el bachillerato, una persona de mente abierta con quien podía hablar sin problemas de cualquiero tipo de tema, desde sexo prematrimonial hasta masturbación, me hacía reír bastante cuando decía a modo de charla que hicieramos algún plan en la finca que el conseguía una monja y nos íbamos con mi novia los cuatro, una gran persona el padre Abad, ahora en un asilo con alzheimer, síntoma de su vejez, completamente abandonado por su comunidad, y solo gracias a el apoyo de un buen samaritano esta ahora acompañado de un enfermero quien lo cuida día y noche después de que entregó su vida por una religión que cuando dejó de serle útil simplemente lo dejó a un lado de manera infame.  No es fácil pedirme que crea que los hombres que conducen la religión valen la pena cuando un hombre tan bueno como el padre Abad fué abandonado de esa manera tan cruel cuando ya no pudo prestar sus oficios, siempre fuí reacio a la religión, yo me escapaba de misa en el colegio y me escondía en la biblioteca a leer las obras de Nietszche, luego descubría Freud y a Hitchens y me dí cuenta de eso, la religión como la magia son las formas que tuvo la humanidad en sus inicios para intepretar los fenómenos que no entendía, cosas innecesarias en este tiempo con los avances de la ciencia y la tecnología, ya la decisión de leer lo que viene es de cada uno, yo la opinión mía si la tengo clara hace tiempo.

Aunque al usar la palabra religión todo el mundo sabe de qué hablamos, juzgo conveniente partir de una definición que oriente las razones que se expongan a favor o en contra de su enseñanza en las instituciones de educación primaria y secundaria.Acojo la que propone Nicola Abbagnano en su Diccionario de Filosofía: “La creencia en una garantía sobrenatural ofrecida al hombre para su propia salvación y las prácticas dirigidas a obtener o conservar esta garantía. La garantía a que apela la religión es sobrenatural, en el sentido de que va más allá de los límites a que pueden llegar los poderes reconocidos como propios del hombre…”.

vía ¿Se debe enseñar religión en los colegios y escuelas? – Semana.com.

Cada 7 de diciembre se ha vuelto una tradición en Medellín que se haga el tradicional desfile de Mitos y Leyendas, en el que se pasean varias carrozas con los mitos mas representativos de nuestra región, la patasola, la madremonte, la llorona, entre muchos otros, quienes en un acto simbólico pasan por la Avenida La Playa.  Lo que pocos saben es que este desfile tiene sus orígenes en la creación del primer alumbrado público que tuvo la ciudad.

[…]

mqdefault Hace ya varios años (11 para ser precisos), que la ciudad de Medellín viene padeciendo un espectáculo aberrante de estridencia entre la noche del 30 de noviembre y la madrugada del primero de diciembre.  Y es que ya se nos volvió costumbre recibir el mes mas parrandero, ruidoso, ruinoso del año, con una fiesta de voladores que estallan generando un ensordecedor ruido que nos despierta a quienes dormimos a esa hora y causa hasta infartos a los animales domésticos.

[…]

Hace rato vengo empeñado en una campaña de movilidad en la ciudad en que el centro de las vías no sean los automotores, sino la GENTE.  A Medellín se le olvidó que las ciudades no las arma el parque automotor sino la gente, y la vida es el factor primordial de respeto ante cualquier circunstancia, me he sentido solo en la lucha pero poco a poco voy encontrando otras voces que se pronuncian como el de este columnista a quien me atrevo a replicarlo acá, ojala a nuestras voces se le sumen muchas otras y podamos tener un espacio para la vida y no para los motores en Medellín.  No mas atropellos y abandono por parte dle estado.

[…]