god speaksNunca se han puesto a pensar en esa famosa frase de los psicópatas de nuestro tiempo? Muchos citan la frase ‘Dios dijo que lo hiciera’, de hecho las religiones están plagadas de locos que se han escondido en nombre de un amigo imaginario que les habla al oído para que hagan el peor de los males y devastaciones, simplemente porque están convencidos de que ese barbudo de arriba les dijo ‘hagan esto por mí’, pero en realidad son locos? o simplemente son maliciosos que se escudan para pasar por deschavetados que a la hora de la verdad no lo son tanto.

[…]

Siempre que escribo un post me pasa algo parecido, me sale el corrector a indicarme que debo cambiar la palabra mas por más (con tilde), lo curioso es que solo hasta el día de hoy me decidí a averiguar cuál era la diferencia, y efectivamente me encontré con esto:

Más se escribe con tilde diacrítica cuando tiene valor comparativo (1) o cuando expresa la idea de ‘suma’ (2):

(1) Estás más joven que nunca.

(2) Dos más dos son cuatro.

En cambio, se escribe sin tilde cuando funciona como conjunción adversativa (3). Normalmente reconoceremos este uso porque admitirá la sustitución por pero o, más raramente, por sino.

(3) Les ofreció casa y cena, mas no quisieron ellos aceptar.

Usos como los de (3) hoy son escasos. En cambio, los de (1) y (2) sí que tendremos ocasión de escribirlos a menudo, por lo que no podemos olvidar que necesitan la tilde oportuna. En este caso específico de tilde diacrítica no podemos fiarnos del oído porque el valor ejemplificado en (2) lleva tilde y, sin embargo, es átono en la cadena hablada. Es una pequeña incoherencia de la ortografía del español.

Tomado de: El Blog de lengua, es interesante ver como nuestra rica lengua castellana tiene definiciones para casi todo lo que hacemos y pocas veces nos tomamos la tarea en aprender a reconocer este tipo de diferencias, iniciativas como esta son de mucho aplaudir.

abril 21, 2016 | En: Industria de Fé

Que pasaría si…

j_wall4Alguna vez se han preguntado que pasaría en nuestro tiempo si alguien llegara de la misma forma que hace dos mil años un hijo de un carpintero en Belén, provincia de Judea en el Imperio Romano, llegara diciéndonos que es el hijo de dios, y que ha venido de nuevo, tal y como lo prometió.  Francamente, especialmente les pregunto a los católicos, alguna vez han pensado que pasaría si esto llegase a pasar, y de hecho ha pasado infinidad de veces durante estos años, avivatos que tratan de engañar a la gente haciéndose pasar por la segunda llegada de un mesías, que a nivel histórico es también poco probable que haya existido?  En realidad le creerían? Estaría satisfecho con la labor realizada por los sucesores de Pedro? Que diría si le preguntan sobre la pedofilia? Hay muchos interrogantes que me encantaría que algún amigo católico me respondiera, pero como todo esto solo se basa en las ‘interpretaciones’ de las escrituras, voy a tratar de hacer el ejercicio de extrapolar lo que sucedería en un mundo completamente conectado que alguien llegara diciendo que es el hijo de dios.

[…]

En mi infancia tuve la oportunidad de compartir con un tataranieto de Carlos Corioliano Amador, quien me contaba historias de las riquezas inmensas de su ascendiente, muchos en Medellín podemos contar historias de linaje y riquezas, mi papá me cuenta que el bisabuelo Tomás María Jaramillo, fué uno de los ricos de la ciudad a finales del siglo pasado, que se embarcó en el emprendimiento de fundar una fábrica de fósforos cuando empezaba la segunda guerra mundial, y se quebró porque los materiales que venían de Europa se quedaron atrancados y jamás llegaron.  El caso es que la historia de Carlos Corioliano Amador, conocido como “El burro de oro”, y cuya biografía la describe el antropólogo Víctor Ortíz de manera fascinante, ojalá gente como Víctor sigan trabajando para seguir conociendo la historia de nuestro valle.

[…]

LEN1Esto me ocurrió hace ya tanto que no recuerdo ni en que año, se que era empezando el bachillerato pero la fecha exacta se perdió en el tiempo como el hecho totalmente improbable de que existiera un arca de Noé, y que en ella se hubieran metido todos los animales que había en su momento.  Pero como todo lo que la religión no puede explicar se convierte en metáfora, no vamos a hablar de eso sino del hecho en sí de habilitar religión en un colegio que escondió en esa misma época a uno de los narcotraficantes mas temibles de la historia de la violencia del país.

[…]